Divorcio Judío

Abraham llama desde Tel Aviv a su hijo Isaac que emigró a Nueva York y le dice:

– Lamento arruinarte el día, pero tengo que informarte que tu madre y yo nos estamos divorciando, cuarenta y cinco años de sufrimiento es suficiente.

– Papi, ¿de qué estás hablando? ¡Y justo antes de las fiestas!, grita el hijo.

– No podemos soportar seguir viéndonos, le contesta el padre. Estamos hartos el uno del otro, y estoy cansado del tema, así que es mejor que tú llames a tu hermana Isabel en Chicago para contárselo; y cuelga el teléfono.

Desesperado , el hijo llama a su hermana quien explota en el teléfono:

– ¿Cómo que se están divorciando? ¡Yo me voy a hacer cargo del asunto!

Inmediatamente la hija llama al padre y le dice:

– ¡Ustedes no se van a divorciar! No hagan nada hasta que yo llegue. Ahora mismo vuelvo a llamar a mi hermano y vamos los dos para Tel Aviv. Hasta entonces no hagan nada ¿Te has enterado bien?

El padre deja el teléfono, mira a su esposa y le dice:

– Muy bien María, todo ha salido perfecto… Los dos vienen para las fiestas y… ¡¡¡¡se pagan los billetes…!!!!

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com