No me ayudes

Un hombre sin querer prende fuego a su chaqueta al encender un cigarrillo. Inmediatamente el mecánico de un taller de automóviles cercano se quita el pantalón y empieza a dar con él sobre las llamas del pobre desgraciado, para apagar el fuego.

– Por favor, déjeme quemarme.

– Ni lo piense hombre, yo le ayudo.

– ¡No! ¡No! ¡Déjeme quemarme por favor!

– Que no hombre, que yo le salvo.

– Pues por lo menos, saque la llave inglesa del bolsillo del pantalón.

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com