Procastinando ando

¿Qué es procastinar?

Procastinando suena como una mala palabra. Y aunque no es una grosería, ni mala palabra en sí, es una acción que no es muy productiva qaue se diga. Y es que, en muchas ocasiones uno se encuentra diciendo: “procastinando ando”.

Y entonces, ¿qué es procastinar?

Procastinar: diferir, aplazar, de acuerdo al DRAE

Procastinación es la práctica de llevar a cabo tareas menos urgentes en vez de hacer las urgentes, o de hacer las tareas más placenteras en vez de las tareas menos placenteras, dejando las tareas importantes para hacerlas en el último minuto, justa antes de la hora de entrega. Wikipedia

procastinando ando

Principales tentaciones caer en procastinación

  • Si no tenemos fuerza de voluntad, entramos un momentico a Facebook o a Twitter, y nos quedamos enganchados allí. De allí que muchas empresas no permiten que se abran las páginas de redes sociales en horas laborales.
  • Hay muchas personas que les encanta estar paseando por los pasillos, procastinando y haciendo que los demás caigan en la procastinación.
  • Los teléfonos celulares son una fuente principal para la procastinación, ya que mucha gente se pasa horas enteras pegados a las distintas aplicaciones de mensajería instantánea (BBM, WhatsApp, Line, Telegram, etc.).

¿Cómo se evita la procastinación?

Revisando la página de MindTools, conseguí unos paso para evitar la procastinación (al momento de escribir este artículo, deje de corregir unos trabajos para hacerlo, tomando en cuenta que los trabajos debo entregarlos hoy y este artículo se publica en una semana). Por supuesto, procastinando ando.


1. Reconociendo que estás procastinando

Si eres honesto contigo mismo, lo más probable es que sepas cuándo estás procastinando. Si te quieres asegurar, puedes tomar una pequeña evaluación de 15 items y puedes ver el resultado obtenido de una vez (está en inglés).

Se presentan algunos indicadores que te ayudarán a saber cuándo estás procastinando:

  • Cuando llenas tu día con tareas de baja prioridad
  • Lees los correos electrónicos varias veces, sin decidir qué vas a hacer con ellos
  • Te sientas a realizar una tarea de alta prioridad, y decides que necesitas buscar una taza de café
  • Dejar una tarea en tu lista de “Pendientes”, aún cuando sabes que es importante
  • Cuando te piden ayuda para llevar a cabo tareas triviales y sin importancia, accedes a brindar ayuda en vez de ponerte a realizar las tareas importantes asignadas
  • Esperando el momento correcto, o la inspiración correcta para poder ponerte a hacer la tarea importante que debes cumplir

2. Analizar el por qué estás procastinando

Esto puede depender tanto de ti como de la tarea que tienes por delante. Pero es importante entender cuál de los dos es el más relevante en una situación dada, para que puedas seleccionar el mejor enfoque para sobreponerte a la flojera o la falta de ganas de hacer las cosas.

Una razón es que las personas encuentran que una tarea particular no es de su agrado, y tratan de evitarla debido a eso. Muchos trabajos tienen aspectos desagradables o fastidiosos, y la mejor manera de enfrentarlos es hacerlos rápido para salir de ellos, para que puedas enfocarte en las tareas más agradables y placenteras.

Otra razón es que las personas son desorganizadas. Las personas organizadas evitan caer en la tentación de la procastinación, porque tienen listas de cosas prioritarias por hacer y cronogramas, que hacen énfasis en su importancia y en su fecha de culminación. También planifican cuánto tiempo les va a llevar realizar la tarea, para saber cuándo empezar para no estar retrasados. Las personas organizadas evitan la procastinación porque saben dividir una tarea grande en pequeñas tareas que son más fáciles de llevar a cabo.

Aún si eres organizado, te puedes sentir no capacitado para llevar a cabo la tarea. Puedes dudar de que tienes habilidades o los recursos que crees que necesitas, por lo que buscas llevar a cabo tareas de las cuales estás seguro que puedes llevar a cabo. Desafortunadamente, la tarea grande no va a desaparecer. También puede existir la sensación de que si eres exitoso llevando a cabo tareas difíciles, te van a asignar más tareas difíciles y desagradables.

Asombrosamente, los perfeccionistas son buenos procastinadores, ya que tienden a pensar que como no tienen las habilidades o recursos para realizar las tareas de manera perfecta, pues sencillamente no la hacen. (Si voy a hacer algo, lo voy a hacer bien).

Otra causa es el no tener habilidades para la toma de decisiones. Si no puedes decidir qué debes hacer, nunca vas a empezar a llevar a cabo las tareas asignadas.


3. Adoptar estrategias para evitar la procastinación

Procastinar se convierte en un hábito, y a veces conforma un patrón de conducta.

Cuando mi hijo estaba pequeño y se iba a vestir, prendía el televisor. Se quedaba sentado viendo sus comiquitas y no se podía vestir. Tenía que apagarle el televisor si quería que se vistiera en algún momento.

Eso quiere decir que no se puede romper de la noche a la mañana. Los hábitos dejan de ser hábitos cuando dejar de practicarlos, por lo que se deben usar varios enfoques para lograr vencer a la procastinación. Algunos consejos funcionan bien para algunas personas pero no para otras, para algunas tareas pero no para otras.

Algunos consejos que se presentan pra motivarte son:

  • Trázate tus propias recompensas, para cuando termines una tarea determinada.
  • Pídele a alguien que te supervise y monitoree.
  • Identifica las consecuencias desagradables de no realizar una tarea en particular.

Si eres desorganizado:

  • Mantén una agenda o una lista de tareas pendientes para que no te olvides de las tareas no placenteras.
  • Conviértete en un experto en planificación y en hacer (y cumplir) cronogramas.
  • Trázate metas en el tiempo.
  • Enfócate en una tarea a la vez.

Si crees que no puedes con las tareas:

  • Desglosa las tareas en tareas más pequeñas y manejables. Realiza un plan de acción.
  • Empieza a llevar a cabo las tareas más sencillas y fáciles, para que vayas entrando en sintonía.

Si las tareas no son placenteras de hacer:

  • Empieza a hacerlas. Quizás te des cuenta que no es tan malo llevarlas a cabo.
  • Mantén en mente las consecuencias de no hacer las tareas.
  • Date una recompensa por terminar cada tarea.

Si tienes problemas para tomar decisiones:

  • Trata de aprender técnicas para la toma de decisiones.

Mientras más tiempo pases sin procastinar, mayores serán las probabilidades de romper ese hábito destructivo de una vez por todas.


Luis Castellanos | De todo un poco

Imagen tomada de DaBeCintl. Ver también MindTools.

Sobre Luis Castellanos 2944 Artículos
Luego de un tiempo en Maracaibo, de regreso en Caracas. Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.