Un hombre estaba poniendo flores en la tumba de un pariente, cuando ve a un chino poniendo un plato de arroz en la tumba vecina.

El hombre se dirige al chino y le pregunta:

Disculpe, señor, pero ¿cree usted que de verdad el difunto vendrá a comer el arroz?.

Si», responde el chino, «cuando el suyo venga a oler sus flores.

Moraleja:

Respetar las opciones del otro, es una de las mayores virtudes que un ser humano puede tener.

Las personas son diferentes, actúan diferente y piensan diferente.

No juzgues, solamente intenta comprender

Imagen tomada de FreeImages

cementerio

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com