14 señales que dicen que no están tomando suficiente agua

No hay nada más refrescante en este mundo que un gran vaso de agua fría y helada. No creo que haya algún ser vivo que niegue que a veces un simple vaso de agua puede ser más satisfactorio que una taza de café o una lata de refresco o gaseosa. A pesar de ello, hay muchas personas que no toman suficiente agua durante el día. Al no ingerir el recurso más natural del mundo, le estamos haciendo daño a nuestro cuerpo. Si estás sientiendo alguna de las siguientes señales, debes mejorar tu salud empezando a tomar más cantidad de agua en el día.

Cómo tomar más agua (y por qué)

01. Tu boca está seca

Parece un poco obvio, pero las implicaciones no lo son. Claro, cuando sientes que tienes la boca seca o pegostosa, obviamente tratas de tomar algún líquido.  Pero el tomar bebidas azucaradas son sólo una solución temporal del problema. Tomar agua lubrica las membranas mucosas en la boca y garganta, lo cual continuará manteniendo tu boca húmeda con saliva hasta después del primer sorbo.


02. Tu piel está seca

La piel es el órgano más grande del cuerpo, así que por supuesto necesita estar hidratado. De hecho, la piel seca es una de las primeras señales de la deshidratación, lo cual puede llevar a problemas más graves. La falta de agua implica falta de sudor, lo que trae como consecuencia que el cuerpo no puede deshacerse del sucio y grasa en exceso acumulados durante el día.


03. Siempre estás sediento

Ya tocamos el tema de la boca seca, pero la sed va más allá de la lengua seca. Todo aquel que haya sufrido de una resaca puede dar fe que al levantarse no hay suficiente agua que se toma que pueda quitar la sed. El alcohol deshidrata todo el cuerpo, y el tomar agua envía señales de «Si, por favor»  al cerebro, hasta que los niveles del líquido alcanzan la normalidad. Escucha lo que tu cuerpo te diga: ¡él sabe de qué esta hablando!


04. Tienes los ojos secos

Hasta ahora debes tener claro que el tomar agua le trae beneficios no sólo a tu boca y garganta. La falta de ingesta de agua puede ocasionar que tengas los ojos secos y rojos (acuérdate de lo que ocurre luego de una resaca). Sin agua en el cuerpo, tus conductos lacrimales se secan. Y si piensas «¿y qué importa si no puedo llorar?», debes darte cuenta que esto le hace más daño a los ojos, y más aún si usas diariamente lentes de contacto.


05. Sientes dolores en las articulaciones

Los discos de la médula espinal y los cartilaginosos están compuestos por 80% de agua. Es una necesidad absoluta mantener nuestros huesos bien articulados y que no estén chocando unos con otros con cada paso que demos. Al mantener el cuerpo hidratado, te aseguras que puedes absorber los impactos producidos por movimientos repentinos, tales como correr, saltar o tropezar.


06. La masa muscular disminuye

Los músculos también están compuestos en un buen porcentaje por agua. Obviamente, mientras menos agua haya en el cuerpo, menos masa muscular. Tomar agua, antes, durante y después de hacer ejercicios no sólo te ayuda a sentirte hidratado y cómodo, sino que ayuda a llevar el agua a los lugares correctos del cuerpo, y disminuye la posibilidad de desarrollar inflamación y dolores producidos por el ejercicio o esfuerzo realizado.


07. Duras más tiempo enfermo

Tomar agua le permite a tu cuerpo estar continuamente botando toxinas. Tus órganos trabajan para filtrar ciertos productos de desecho como una máquina, pero si no llenas la máquina con agua, no podrá funcionar apropiadamente. Lo que ocurre al presentarse una deshidratación es que los órganos comienzan a sacar agua de los sitios comunes de almacenamiento, como la sangre, lo cual puede ocasionar más problemas.


08. Te sientes fatigado y cansado

Como se mencionó anteriormente, cuando el cuerpo se deshidrata «toma prestada» agua de la sangre. El no tener la sangre hidratada produce una falta de oxigenación del cuerpo. Claro, la falta de oxígeno produce somnoliencia y un sentimiento de fatiga. La falta de estamina significa que el cansancio de las 2 de la tarde (la hora del burro o de la siesta) llegará más temprano, tomando en cuenta que el café no ayudará a largo plazo.


09. Te da hambre

Cuando estás deshidratado, tu cuerpo puede empezar a pensar que necesita comida. Esto ocurre durante el día, y a veces en la noche cuando te despiertas con ganas de hacer una merienda de medianoche. Sin embargo, comer produce más trabajo para tu cuerpo, mientras que tomar agua purifica tus órganos y les provee del combustible que requiere para ejecutar todos los procesos que tiene por delante.


10. Tienes problemas digestivos

Se habló con anterioridad acerca de la mucosidad en las vías, y cómo el mantenerse hidratados le permite a las membranas funcionar correctamente. Esto también aplica para todo el sistema digestivo. Sin la hidratación adecuada, la cantidad y fortaleza de las mucosas en el estómago decaen, permitiendo a los ácidos  estomacales hacer más daño en las paredes. Esto produce acidez e indigestión.


11. Puedes sufrir de constipación

El estar hidratado ayuda a lubricar el sistema digestivo. Durante el proceso de la deshidratación, el colon usa el agua empleada por los intestinos en su proceso digestivo. Sin ahondar en muchos detalles, ya se podrán dar cuenta acerca de las consecuencias de la falta de agua en los intestinos.


12. Orinas menos

Créanlo o no, si no vas al baño de 4 a 7 veces al día, probablemente no estás tomando suficiente agua. Si orinas, deberías ver el producto de un color ligeramente amarillento o claro. Si está de color amarillo oscuro, tu cuerpo te está diciendo que no tienes suficiente hidratación. En casos extremos, la deshidratación puede producir infecciones del tracto urinario, lo cual debe ser tratado por un médico especialista.


13. Sufres de envejecimiento prematuro

La cantidad de agua que nuestro cuerpo retiene naturalmente disminuye con los años. Obviamente, eso quiere decir que a medida que envejecemos, debemos incrementar la ingesta de agua. El envejecimiento prematuro es más evidente externamente, pero el daño que hace internamente se verá a lo largo del tiempo. Para disminuir el riesgo de desgastar tu cuerpo antes de tiempo, es importante tomar agua con regularidad.


14. Estás leyendo este artículo y has llegado hasta el final

Hay que tomar agua todo el tiempo. Es preferible tener un vaso o una botella de agua al lado, cuando estemos trabajando, haciendo ejercicios o sentados viendo televisión. Y si te llamó la atención este artículo es porque puedes pensar que no estas tomando suficiente agua. Así que si sigues pensando así, ¡pues sírvete un buen vaso y tómatelo ya! No tomes más de la cuenta, pero no te preocupes que no hace daño tomar demás.


Traducido por Luis Castellanos de publicación en LifeHack

tomar agua

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com