Madre solo hay una

La maestra manda a todos los niños de tarea a que escriban una poesía que termine con la frase:

“Madre solo hay una”.

Al día siguiente:

– A ver Pedrito, que compusiste?

Con la mano hacia el cielo dice:

“Yo le escribo al ser mas adorado, porque me cuida cuando estoy resfriado, y si debo decir cosa alguna, la digo con entusiasmo: Madre… solo hay una”.

– Bien Pedrito!… a ver tu, Carlitos.

Con la mano en el pecho dice:

“Con sincero sentimiento, me siento muy halagado, porque tu, madre, tu me has alimentado… tu eres mi sol, tu eres mi luna, por eso te digo, madre… solo hay una”.

– !Bien, Carlitos! Ahora tu, Jaimito.

Con la mano detrás de la cabeza dice:

“Defraudado de la vida, por la madre que me dió, ayer se acostó con dos, y hoy sigue con la orgía, que tristeza la mia, cuando ella me pidió, dos cervezas bien frías, que estaban en el congelador, y al abrir la puerta yo, le contesté con amargura, de las dos que me pediste, Madre… ¡SOLO HAY UNA!»

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com