Se encuentra un médico examinando a una joven, y le dice:

– Su corazón, pulso y corazón se encuentran bien.

– Ahora déjeme revisar esa cosita que a ustedes las mujeres siempre las mete en problemas.

La mujer, sin pensarlo dos veces, se quita la ropa, se monta en la camilla, y abre las piernas.

Cuando el médico se voltea y la ve, y le dice:

 ¡¡No!! ¡Póngase su ropa! ¡Soló quiero revisarle la lengua!

 

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com