Se encuentra un médico examinando a una joven, y le dice:

– Su corazón, pulso y corazón se encuentran bien.

– Ahora déjeme revisar esa cosita que a ustedes las mujeres siempre las mete en problemas.

La mujer, sin pensarlo dos veces, se quita la ropa, se monta en la camilla, y abre las piernas.

Cuando el médico se voltea y la ve, y le dice:

 ¡¡No!! ¡Póngase su ropa! ¡Soló quiero revisarle la lengua!

 

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com