Traducido por Luis R Castellanos de Love to Know


La idea de que las prendas de vestir sean privadas o públicas o que un cuerpo pueda estar en un estado apropiado o desnudo es un concepto relativo que difiere con el tiempo y de una cultura a otra. Ninguna sociedad tribal, a menos que haya sido infiltrada por conceptos de vestimenta occidental, parece tener prendas que podrían considerarse ropa interior: prendas de vestir que actúan como una capa de aislamiento entre la piel del cuerpo y sus prendas exteriores.

El antropólogo Ted Polhemus utiliza el ejemplo del taparrabos, que es una prenda a la vez en contacto directo con los genitales del portador pero al mismo tiempo abierta a la mirada del público. Postula que esta intimidad es permisible en pequeñas comunidades establecidas donde todo se sabe de los participantes, a diferencia de los rituales que se siguen en sociedades más grandes, más industrializadas y, por lo tanto, anónimas. Solo cuando la noción cultural de privacidad es evidente, la ropa interior puede realizar su función ritual de proteger el cuerpo del escrutinio abierto de los demás.

Fue en el antiguo Egipto donde se ideó el concepto de tener una segunda capa de ropa entre la piel y la capa exterior de la vestimenta, con adornos más decorativos. En ese momento, la capa interior se usaba más como un símbolo de estatus que por razones eróticas o prácticas.

En Europa y América del Norte, la ropa interior parece haberse desarrollado en variedad y complejidad a medida que la visión de un cuerpo desnudo pasa de ser un hecho público cotidiano a un tabú social, y los códigos de etiqueta social y civilidad aceptables consideran privado el cuerpo desnudo. Entran en juego estrategias para hacer que el cuerpo sea respetable, y así la ropa interior logra su papel principal, para proteger las zonas sexuales del cuerpo de la mirada ajena.

Hasta el siglo XIX, la ropa interior en Europa y América del Norte tenía dos funciones principales: proteger las costosas prendas exteriores de la suciedad del cuerpo debajo, ya que el baño para la mayoría era un lujo costoso y que requería mucho tiempo, y agregar una capa adicional de aislamiento. . Las primeras prendas de ropa interior fueron prendas de lino unisex y sin clases, sin connotaciones eróticas particulares. Sin embargo, en el siglo XIX, la noción de ropa interior comenzó a cambiar a medida que la moda se volvía más intrínsecamente basada en el género.

La ropa interior siguió siendo práctica y funcional para los hombres, siendo el algodón el material básico, pero para las mujeres se convirtió en un exoesqueleto erótico que ayudó a lograr la silueta de moda al restringir el cuerpo y codificar ciertas partes como sexuales. El corsé, por ejemplo, derivado de la cotte de la década de 1300, una túnica de lino rígida con cordones, se convirtió en un dispositivo utilizado para comprimir la cintura y al mismo tiempo llamar la atención sobre los senos y las caderas. Esto conduce a la tensión inherente a la naturaleza de la ropa interior: oculta pero al mismo tiempo revela las zonas erógenas del cuerpo. Adán y Eva pueden haber cubierto modestamente sus genitales con hojas de higuera, pero al hacerlo, llamaron la atención sobre las partes sexuales de sus cuerpos.

El sostén o sujetador, por ejemplo, sostiene los senos pero al mismo tiempo crea un escote, una zona erógena totalmente inventada que existe solo como resultado de la ropa interior que la crea. La ropa interior también existe para disfrazar la realidad desordenada de las funciones del cuerpo. Por un lado, los observadores están fascinados por las capas de ropa que se quitan, pero sienten repulsión cuando se enfrentan a las huellas del cuerpo que quedan. Como dice el refrán popular, «Nunca debemos lavar nuestra ropa sucia en público».

Polhemus ve la ropa interior como una prevención de lo que él llama «filtración erótica» en los encuentros públicos, como en el caso de los hombres, cuyos penes no siempre están sujetos a un control voluntario. Por lo tanto, el corsé con cordones ajustados que usaban las mujeres (y los niños hasta fines del siglo XVIII, cuando el filósofo Jean-Jacques Rousseau defendía su abolición de los niños) no era solo un capricho de la moda, también se creía que brindaba apoyo a los cuerpos frágiles. de las mujeres y para restringir su sexualidad; las mujeres pueden ser «estrechas» pero también «sueltas».

El corsé también es un ejemplo de cómo ciertas formas de ropa interior han pasado de moda y han sido reelaboradas en diferentes prendas que conservan la función principal de moldear el cuerpo en el ideal de moda. El modisto Paul Poiret pudo haber declarado muerto el corsé en la década de 1920, pero simplemente pasó a asumir otras formas, como el corsé de baile, la faja y el roll-on de la década de 1950.

En la década de 1980, el corsé se había trasladado a la ropa de abrigo a través del trabajo de la diseñadora británica Vivienne Westwood, quien en su colección de retratos seminal de 1990 presentó corsés impresos fotográficamente utilizando el trabajo del artista del siglo XVIII François Boucher (1703-1770). Ella subvirtió toda la noción del corsé como una prenda de ropa interior físicamente restrictiva al usar lycra en lugar de los tirantes originales de ballena o acero de la versión del siglo XIX. Los lados elásticos del diseño de Westwood significaron un final para los cordones en la parte delantera o trasera. Ahora se podía pasar el corsé por la cabeza con un simple movimiento.

En el siglo XIX, la gama de ropa interior disponible para las mujeres se había vuelto elaborada y su uso proscrito por las ideas de etiqueta sexual hasta el punto de que la revelación accidental de la ropa interior se consideraba tan mortificante como el propio cuerpo desnudo. En 1930, JC Flügel en The Psychology of Clothes intentó una explicación: «Las prendas que, debido a su falta de ornamentación, claramente no están destinadas a ser vistas (como los corsés y tirantes de mujeres, las formas más toscas de ropa interior) cuando se ven accidentalmente producen una sensación embarazosa de intrusión en la privacidad que a menudo raya en lo indecente. Es como mirar ‘detrás de escena’ y así exponer una ilusión ”. Los vestigios de esta idea se pueden ver en la cultura contemporánea, como el estado sumamente embarazoso de un hombre al que se ve con la cremallera del pantalón bajada, incluso si todo lo que revelará es su ropa interior.

En el siglo XIX y principios del XX, la ropa interior, en algunos casos, no podía ser mencionada directamente en una conversación cortés, siendo «innombrables» una frase favorita. Sin embargo, el siglo XX trajo cambios, incluida una actitud gradualmente más relajada hacia la sexualidad y la ropa interior.

Un artículo clave de la ropa interior femenina se desarrolló en 1913 cuando la debutante de Nueva York Mary Phelps Jacob, bajo el nombre de Caresse Crosby, diseñó uno de los primeros sujetadores modernos, aunque la noción de sostener los senos se remonta al Imperio Romano cuando las mujeres usaban bufandas o estrofio. para distinguirse de los pechos libres «bárbaros» de los esclavos. El sostén de Jacob estaba deshuesado y mantenía el abdomen libre, mientras suspende los senos desde arriba en lugar de empujarlos hacia arriba desde abajo como era la naturaleza del corsé.

El voladizo fue agregado a los sujetadores en la década de 1950 por firmas como Warner’s, que había comprado la patente original de Jacob, y Triumph, cuyo sujetador en forma de cono y con costuras circulares en batista de nailon o algodón fue usado por la popular encarnación hollywoodense de Sweater Girl como ejemplificado por estrellas como Jayne Mansfield y Mamie van Doren.

En Estados Unidos, el traje sindical prevaleció para los hombres hasta la década de 1930, cuando los primeros pantalones cortos con botones en el yugo, desarrollados originalmente para soldados durante la Primera Guerra Mundial, estuvieron disponibles de forma más gratuita. El traje de unión, confeccionado con tejido de punto que llegaba desde las muñecas hasta los tobillos, fue uno de los primeros artículos de ropa interior producidos industrialmente y enfatizó la calidez en lugar de la comodidad o la conveniencia. No hacía ninguna referencia directa al pene, a diferencia de la bragueta, que trataba menos de sexualidad y más de rango y estatus.

Sin embargo, se produjo un cambio cultural masivo en la década de 1930 cuando Cooper Inc. introdujo su diseño Jockey Y-front con mosca superpuesta para facilitar la micción. En la misma década, el bóxer, originalmente entregado a los soldados de infantería para el verano en Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, comenzó a ser aceptado en la moda de ropa interior masculina. La década de 1960 vio la moda de la ropa interior de colores brillantes en nailon y poliéster para hombres y mujeres, que continuó durante la década de 1970. En la década de 1980, los fabricantes respondieron a lo que parecía ser un nuevo consumidor masculino alfabetizado en moda, conocido popularmente como el Hombre Nuevo, que estaba tomando un interés más activo en su aseo y, concomitantemente, en su ropa interior.

Mark Wahlberg en la campaña de Calvin Klein

Calvin Klein ayudó a reelaborar la masculinidad como erótica a fines del siglo XX con su campaña publicitaria del fotógrafo Herb Ritts en 1993, utilizando a la estrella del pop convertido en actor Mark Wahlberg. Wahlberg fue retratado en ropa interior de Calvin Klein como una figura poderosamente sexual, volcando el lenguaje tradicional de la publicidad y su representación de los cuerpos masculinos. Wahlberg mostró su cuerpo entrenado semidesnudo en una campaña publicitaria convencional que atrajo tanto la mirada masculina como la femenina. El cuerpo de un hombre podría sexualizarse fuera de las páginas de las imágenes eróticas homosexuales, y las mujeres podrían encontrar placer en mirar. El poder social y físico de la masculinidad ya no se expresaba únicamente a través del mundo laboral, sino a través de un cuerpo semidesnudo vestido con ropa interior de diseñador.

Mientras la ropa interior masculina jugaba con la idea de lo erótico y lo práctico, la ropa interior femenina comenzó a hacer referencia al atletismo, reflejando un creciente interés y participación por el ejercicio y el mundo de la cultura física. Desde principios del siglo XX, a medida que las actitudes culturales hacia las mujeres y el deporte han cambiado y se ha reconocido una función atlética más que reproductiva, los fabricantes han respondido con ropa interior más práctica. Un avance importante fue la invención del nailon por Dupont en 1938, que ayudó en la creación de gamas de ropa interior de fácil cuidado y secado por goteo. Le siguió la licra fabricada en 1950, un nuevo material de un tejido de dos hilos: un poliéster sintético o poliamida, y una fibra elástica o spandex.

Sostén o sujetador deportivo

La ropa interior que hacía referencia directa al atletismo iba a alcanzar una altura en la década de 1980 cuando el ejercicio aeróbico y el cuerpo recién tonificado y musculoso que siguió se convirtió en el ideal cultural para las mujeres. La corredora Hinda Miller inventó el sostén o sujetador deportivo, que se convirtió en un clásico del diseño de ropa interior femenina, hecho de tela elástica sin sujetadores para que se pueda pasar por la cabeza con facilidad, una respuesta directa a las necesidades de las deportistas que se ha introducido en la moda convencional. El sostén o sujetador deportivo se ha convertido en un significante de un estilo de vida saludable más que en una prenda que simplemente usan las mujeres deportistas. A principios del siglo XXI, muchas prendas de ropa interior tenían el control del cuerpo como función principal. Los tabúes en torno a la ingesta de alimentos y mantener puro el funcionamiento interno del cuerpo a través de alimentos orgánicos y prácticas como la irrigación colónica han influido en el diseño de la ropa interior, que evoca una «naturalidad» y una «sencillez» a la altura de la obsesión del siglo XXI con ingeniería corporal. Irónicamente, este aspecto supuestamente «natural» va al mismo tiempo que un énfasis en lo artificial en la forma de Wonderbra y otras formas de ropa interior más erótica y moldeadora del cuerpo.

La ropa interior ya no es innombrable, y los principales diseñadores de moda y celebridades del mundo están preparados para prestar sus nombres o lanzar gamas de diseño de ropa interior direccional, desde la modelo australiana Elle MacPherson y la estrella del pop Kylie Minogue hasta marcas como Tommy Hilfiger y Chanel. La ropa interior de marca tiene tal prestigio para el consumidor joven que se levanta del cuerpo para mostrarse abiertamente sobre la cintura de los jeans, siguiendo un look originalmente asociado con los protagonistas de la cultura hip-hop del South Bronx de Nueva York en la década de 1980.

Por De todo un Poco

Experto en eLearning, Tecnologia y Seguridad Bloguero y profesor universitario. ___ eLearning, Technology and Security Expert. Blogger and professor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com