Durante un vuelo de Europa a América, el avión entra en una tormenta muy fuerte en medio del océano y lamentablemente un rayo cae en un ala y la rompe. Lógicamente el avión pierde control y empieza a caer.

Los pasajeros al darse cuenta de lo que sucedía entran en pánico. Al ver esto uno de los pasajeros que era sacerdote se pone al frente de todos y exclama, «Hermanos, tranquilos por favor, juntemos nuestras manos y digamos una oración para que Dios nos lleve al cielo.»

Un pasajero de atrás le responde, «Sí padre, pero por favor, oremos rápido porque vamos en sentido contrario.»

Por Luis Castellanos

Experto en Tecnología y Seguridad. Ingeniero de Sistemas, Docente universitario y Bloguero.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com